«

»

Reflexión sobre el péndulo (parte 1 de 4)

 

 

Hola, espero que estés teniendo buena semana,

En esta ocasión voy a utilizar un péndulo para ejemplificar una reflexión que espero nos genere entendimiento sobre muchas cosas que pasan en nuestra vida y que a veces (de momento) no las entendemos, e inclusive quisiéramos que no hubieran sucedido.

¿A que me refiero? Bueno, vamos directo al ejemplo del péndulo, nosotros sabemos que si tenemos un péndulo y comenzamos a ejercer alguna fuerza sobre este péndulo, el péndulo comienza a moverse de un lado al otro, dependiendo de que tanta fuerza aplique al péndulo para empujarlo.

Dependiendo de la fuerza que le aplico, de esa misma medida sera el tamaño de la oscilación que tenga, este péndulo me hace reflexionar en una cosa: “entre mas alto lleve el péndulo de un lado, mas alto va a llegar al otro lado”, y los ciclos en la vida funcionan de forma similar, cuando estamos en un extremo (digamos algo muy bueno), cuando empieza a cambiar la situación el péndulo (de la vida) te lleva al otro lado.

Ejemplo: supongamos que tienes un muy buen trabajo, te sientes bien ahí, te pagan bien, etc,   y un día, hacen recortan personal y pierdes tu empleo, sucede que eso que era muy bueno, al cambiar, te lleva al otro extremo, te coloca en una situación muy “mala”, (animicamente, económicamente, etc), pero eso que era tan “bueno” se fue hacia el otro lado y ahora es lo opuesto. Si reflexionamos, en nuestra vida hemos tenido muchas situaciones como esta.

Por otro lado, si estamos viviendo una situación “mala”, (siguiendo el ejemplo anterior), imagina que después de varios meses de no tener trabajo, un día te presentan una “buena” propuesta, y la situación que era muy “mala” al no tener trabajo o dinero, ahora, con esta nueva oferta, resulta que el péndulo se mueve hacia el otro lado, y con esa nueva oferta ves algo muy “bueno”.

En nuestra vida suceden estos dos movimientos lo “bueno” y lo “malo” (lo coloco entre comillas, porque es solo una etiqueta que le damos a una situación especifica, ya te explicare esto mas adelante).

En general, la energía se mueve de esa forma, (como el péndulo), y hablando de energía me refiero a todo lo que sucede en nuestro entorno, todo tiene cierta carga de energía, cierta fuerza. Si todo tiene movimiento, (así como el péndulo), vamos a tomar conciencia de ese movimiento, te explico, si estamos viviendo una situación muy buena (con el péndulo muy alto en un lado), ¿que sucede aquí? muchas personas en este punto “muy bueno” comienzan a generar sufrimiento, ¿por que? cuando estas en una situación muy buena empiezas a pensar “no quiero que esto cambie”, “no quiero que esta situación buena se acabe”, te apegas a esa situación y quieres que se mantenga, pero en el fondo sabemos que todo es pasajero y que todo cambia en la vida, y eso nos genera angustia y sufrimiento, ya que no queremos perder lo que ya tenemos, no queremos soltar eso que pensamos que hemos logrado, por ello, aunque estas viviendo una situación buena estamos sufriendo esa situación en lugar de entregarnos a esa situación tal y como es en ese momento… ¿tal vez puede cambiar?  seguro que si… pero en este momento estas viviendo lo bueno.

Esta es una forma en que generamos sufrimiento aún estando un una situación buena. Cuando los movimientos de la vida nos llevan al otro lado del péndulo donde vivimos algo “malo”, también generamos sufrimiento ya que pensamos que esa situación mala o negativa “no deberíamos estarla viviendo” ,  ”no la merecemos”, “¿por que me sucede a mi?”, etc. Lo cierto es que cuando el péndulo de la vida nos coloca del lado “malo”, podemos generar conciencia y entendimiento del siguiente movimiento del péndulo, el cual es ir gradualmente hacia el otro lado, al lado “bueno”.

Pero cuando el péndulo esta del lado “malo”, en ocasiones estamos tan enfocados en esa situación, en sentirnos víctimas o con malestar, que a veces no vemos las oportunidades que se abren o las soluciones que se presentan, por lo que no damos oportunidad de que de forma natural tomemos las oportunidades que la vida nos presenta, nos resistimos a las soluciones. La idea es permitirnos fluir con esas oportunidades que nos da la vida.

Estoy seguro que las experiencias de mayor crecimiento y donde más has aprendido, son las situaciones de mayor reto, aunque en el momento justo en que estabas viviendo esa situación “mala”, te aseguro que no lo veías como una muy buena oportunidad de aprendizaje, pero con el tiempo, te das cuenta que esa situación “mala” te generó oportunidades diferentes.

Tu situación hoy en día no sería la misma sin esas situaciones de reto. Si no hubieras tomado ciertas decisiones por los retos que has tenido que superar, hoy tu vida sería completamente diferente. Estarías en otro lado, en otro rumbo, con otra perspectiva de la vida, y es gracias a esas situaciones de reto que la vida te abrio otras puertas y te llevo a otro lugar y otra posición.

Las oportunidades positivas deberían generar mucho aprendizaje y mucho conocimiento, el problema es que estas situaciones “buenas”, en lugar de aprender de ellas, las damos por hecho, pensamos simplemente que las merecemos y que están ahí porque nosotros hicimos algo bueno, y seguro si lo hicimos, pero aún en esta situación “buena” o “muy buena”, podemos aprender tanto como de las situaciones “malas”; las situaciones “buenas” nuestro ego las asume como algo que se merece y las situaciones negativas nos invitan a reflexionar mas porque nuestro ego siente que no las merece y nos abrimos a la reflexión que gradualmente nos deja conocimiento o sabiduría.

Las situaciones positivas también nos pueden dejar gran conocimiento, nos pueden generar entendimiento del porque sucedió, no solo disfrutarlo, así que te invito a reflexionar también sobre lo “bueno” que te sucede.

Estos dos movimientos se manifiestan en nuestra vida, tanto lo que llamamos “bueno” y lo que llamamos “malo”; y como mencionábamos, lo “malo” regularmente nos deja mucho conocimiento y aprendizaje, entonces realmente no es malo o negativo; es negativo tal vez para nuestro ego, pero para nuestro proceso de vida esa situación “mala” es muy buena.

Reflexiona en tu vida, ¿que movimientos ha tenido?, a que le pones etiqueta de “bueno” o “malo”, solo es una etiqueta, finalmente todo son vivencias y aprendizaje; también reflexiona en las situaciones de mayor reto que has vivido y explora ¿cual es el conocimiento que te han dejado sobre ti, los demás  y el entorno?.

En el siguiente artículo vamos a seguir esta reflexión sobre el péndulo y vamos a explorar una forma de aprender a manejar estos movimientos de la vida, “lo bueno” y “lo malo”, analizaremos una forma mas benéfica para conectarnos con la vida y no resistirnos o luchar contra ella, sin tener que ir a los extremos, ya que en ocasiones la vida parece como si fuera una montaña rusa, en un momento es todo tranquilidad, subiendo la montaña rusa, y en otro momento, el vértigo de la caída.

No te pierdas el siguiente artículo de esta serie,

Comparte este artículo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


© 2010-2017 ArturoGarciaOlivera.com - Blog